La mitología de los dragones

Hay dos teorías principales sobre el origen de la mitología de los dragones. Una primera versión nos cuenta que el dragón nació en una parte concreta del mundo y desde allí se expandió al resto del mundo. Esta serie de mitos y leyendas del dragón asocian su origen con las culturas antiguas de Mesopotamia, Egipto, China y la India.

La apariencia de estos dragones era la de grandes serpientes (algunas aladas), criaturas acuáticas y otros reptiles que se situaban en el Oriente Próximo.

Dragón Dorado chino

Según el libro The Natural History of Dragons de L. G. Child, el mito del dragón occidental surge como una evolución de los mitos de los dragones orientales. Joseph Fontenrose, apunta también que probablemente los primeros mitos sobre dragones aparecieron en Mesopotamia y de allí se extendieron en Grecia y hacia el resto de Europa. Posteriormente, la mitología de estos dragones se exportaría hacia el este llegando a la India y finalmente a China.

Por contra, existe una segunda versión en la cual se estipula que el origen del dragón mitológico se forjó de forma independiente en distintos lugares como expresión de un miedo universal hacia serpientes venenosas, como por ejemplo las víboras, y reptiles diversos. A continuación, a medida que las culturas empezaron a desplazarse y a conectar unas con otras, se tiene la creencia que estas historias se mezclaron dando lugar al mito del dragón en la Europa medieval y Renacentista. Además se considera que el dragón surge de una mezcla entre distintos animales.

Una diferencia destacable es que mientras en Occidente el dragón es un símbolo de destrucción y terror, en China el mito del dragón simboliza una fuerza protectora y representativa de la vida que encontramos en la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *